El Tribunal Supremo determina que el bitcoin no es dinero

La Sala de lo Penal del Tribunal Supremo se ha pronunciado sobre el bitcoin y ha establecido que esta criptomoneda no puede ser considerada dinero ni tener tal consideración legal a los efectos de responsabilidad civil.

No obstante, el Alto Tribunal considera que puede ser utilizado como un activo inmaterial de contraprestación o de intercambio en cualquier transacción bilateral en la que los contratantes lo acepten.

En su primera sentencia por una estafa en bitcoins, el Supremo confirma una condena de dos años de prisión al administrador único de la empresa Cloudtd Trading & Devs, que firmó contratos de gestión con cinco personas que le entregaron las criptomonedas en depósito para que, a cambio de una comisión, reinvirtiera los dividendos y entregara las ganancias obtenidas.

Sin embargo, cuando se firmaron estos contratos el condenado tenía intención de apoderarse de los bitcoins recibidos sin ánimo de cumplir con sus obligaciones.

La Audiencia Provincial de Madrid impuso al acusado el pago a las víctimas de la estafa de una indemnización en el valor de la cotización de los bitcoins en el momento de la finalización de cada uno de sus respectivos contratos, que se determinaría en ejecución de sentencia, y declaró, igualmente, la responsabilidad civil subsidiaria de la empresa.

Como no estaban de acuerdo con esta resolución, los estafados presentaron un recurso de casación ante el Tribunal Supremo en el que alegaron que lo procedente hubiera sido que la sentencia recurrida condenara al acusado a restituir los bitcoins sustraídos y, solo si en fase de ejecución de sentencia no se restituyeran esos bienes, proceder entonces a su valoración y acordar la devolución de su importe.

Ahora, la Sala responde que aunque su propia jurisprudencia ha expresado la obligación de restituir cualquier bien objeto del delito, incluso el dinero, las víctimas de la estafa no fueron despojados de bitcoins que deban serles retornados, sino que “el acto de disposición patrimonial que debe resarcirse se materializó sobre el dinero en euros que, por el engaño inherente a la estafa, entregaron al acusado para invertir en activos de este tipo”.

Digital Cryptocurrencies Bitcoin And Litecoin : Illustration in Paris

Por otro lado, sostiene que tampoco el denominado bitcoin “es algo susceptible de retorno, puesto que no se trata de un objeto material, ni tiene la consideración legal de dinero”.

El magistrado Pablo Llarena explica en la sentencia que el bitcoin es una unidad de cuenta de la red del mismo nombre y que a partir de un libro de cuentas público y distribuido, donde se almacenan todas las transacciones de manera permanente en una base de datos denominada ‘blockchain’, se crearon 21 millones de estas unidades, que se comercializan de manera divisible a través de una red informática verificada.

Es por esto que la Sala subraya que la criptomoneda “no es sino un activo patrimonial inmaterial, en forma de unidad de cuenta definida mediante la tecnología informática y criptográfica, cuyo valor es el que cada unidad de cuenta o su porción alcance por el concierto de la oferta y la demanda en la venta que de estas unidades se realiza a través de las plataformas de trading”.

En suma, el Tribunal Supremo cree que, por más que la prueba justificara que el contrato de inversión se hubiera hecho entregando los recurrentes bitcoins y no los euros que transfirieron al acusado, “no se puede acordar la restitución de los bitcoins, siendo lo adecuado reparar el daño e indemnizar los perjuicios en la forma que se indicó en la sentencia de instancia”.

El Alto Tribunal desestima así tanto el recurso de casación presentado por las cinco personas estafadas como también el interpuesto por el condenado contra la sentencia recurrida, que ha sido confirmada en su integridad.

Anuncios

Negocio redondo

Ayer protesté en mi parroquia, cosa insólita en mi porque los curas saben que nunca entro en la sacristía ni a aplaudir ni a protestar. Conozco a todos, me conocen todos y lo normal y poquísimo frecuente es que si me encuentro de frente con alguno nos digamos hola y como mucho tres o cuatro palabras más. Pasan meses y meses sin que yo tenga con alguno de mis curas, y digo “mis” con todo el afecto que saben que les tengo sin que hable con ninguno cinco minutos. Ayer era tal mi cabreo que hice una excepción y entré en la sacristía y no me oyó uno sino dos. Les dije que no podían consentir, ni ellos ni los obispos, pasar por unos folladores de monjas y que los conventos fueran los burdeles del clero como en el artículo de marras se daba a entender. Y teniendo en cuenta que ese cuarenta por ciento, que son las abusadas, suponen la totalidad, pues más del sesenta por ciento son octogenarias, nonagenarias y hasta centenarias, no se salvaba ni una. Eso es una monstruosidad sin el menor sentido, totalmente falsa y cuya publicación es una vergüenza absoluta. No digo que una monja haya podido ser seducida por un cura y algunos casos han terminado incluso en matrimonio. Ahora me viene a la mente uno que me hace hasta comprender a Orígenes porque bendito celibato antes que pasar por eso.

todas putas monjas<br/><a href="https://i1.wp.com/oi30.tinypic.com/286zgpz.jpg" target="_blank">View Raw Image</a>

Pero eso no tiene nada que ver con la realidad del artículo. Diría que en España esa vergüenza no llega ni al uno por ciento, de abusadas. Ya consentidas serían más. Pero también en porcentajes escasos que hay mucho género, y más fácil, para tener que recurrir a monjas. Ya lo de adorar al Santísimo como Él nos trajo al mundo como que no cuela salvo en alguna perturbadísima y con tendencias de puta. Pues a “mis” curas les dije que por su propio honor, y los obispos por el suyo, deberían reivindicarse de algún modo, inteligente por supuesto, de esa acusación que deja prácticamente a todos de folladores y a todas, de folladas. Sólo nos falta, y a este paso todo llegará, cuál es el convento que frecuenta el cardenal, o cuáles, las preferencias de Josito y hasta si Elías Royón, pese a sus años, se anima alguna vez. O en su caso si son de frailes los visitados.

tetas

Esa asquerosidad tiene que cortarse como sea. ¿Qué algún caso se haya podido dar? Por supuesto. Somos humanos. Creo que nadie me culpará de ocultar vergüenzas. Soy decidido partidario de poner en la puta calle a los impresentables. Y hasta sin la menor ayuda económica salvo la que legalmente pudiera corresponderles. Pero aquí estamos hablando de enormes calumnias que implican a nuestras monjas, a nuestros curas y a nuestros obispos. Y si alguno o alguna incurriera en ello, pues la ley vigente. Ahora pueden decirnos que ese cuarenta por ciento no se refiere a España, a Europa, a Estados Unidos… que eso pasa sólo en África o en algunos países sudamericanos. En los que descontando la caída de porcentaje en muchos lugares en otros deben ser el cien por cien. O sea, casa de monjas, prostíbulo del clero. Pues tampoco me lo creo. Como leo poco al Papa Francisco, no puedo asegurar si fue él quien levantó en algún avión este inmenso desaguisado. Pero si hubiera sido él, aquello de mi juventud; la c…, Burt Lancaster. Y nuestro clero, nuestros obispos, nuestros cardenales, aunque alguno con su voz aflautada, creo que deberían salir por el honor de nuestras monjas y por el de ellos mismos. Los conventos en España y quiero creer que en todo el mundo no son burdeles.

Nuestros queridos clérigos no deberían  salir de su labor de siempre, cuál es violar solo a monaguillos y a alguna que otra catequista despistada…

yeah, monjas putas embarazadas, mis favoritas baby like raw

La Navidad

Durante siglos, el paso entre estaciones se marcaba con ritos dedicados a diferentes deidades. En el Imperio romano, una de sus festividades más importantes tenía lugar el día 25 de diciembre, cuando tenía lugar la fiesta del Sol Invictus. Esta celebración, cuando el cristianismo tomó fuerza, se transformó en la celebración del nacimiento de Cristo. El fastuoso Imperio Romano abarcó un inmenso territorio poblado por distintos pueblos con sus diferentes culturas y sus diversos dioses. Originalmente, en el Imperio el cambio de estación lo marcaban las fiestas de Saturnalia,  pero también las de Juvenalia.

El mitraísmo en el Imperio Romano

Muchas son las cosas que caracterizan a los romanos, pero especialmente destaca una, su pragmatismo. El carácter utilitarista de los romanos hizo que se aceptasen los cultos de otros dioses, llegando en algunas ocasiones a practicar y asimilar ritos de otros dioses. Independientemente de las deidades a las que adorasen, mientras cumpliesen con los ritos y festividades obligatorias del Imperio, para Roma no había problema. Uno de los dioses extranjeros con más aceptación en Roma fue el dios Mitra, aunque nunca llegó a ser reconocido como dios oficial. Este dios de origen asiático, que había nacido en una roca, es asociado al Sol Invictus. El mitraísmo en el Imperio Romano se hizo muy popular, siendo su festividad principal el día del supuesto nacimiento de Mitra, es decir el 25 de diciembre.

Sin embargo, es destacable que este culto al Sol Invencible ya se practicaba en Roma antes de la aparición de Mitra. Así, la heliolatría se comienza a dar con fuerza desde una época posterior a Alejando Magno, pues la metafísica aristotélica provocó que se empezase a pensar en una organización cósmica donde hubiese una fuente de poder primaria y única.

El culto al Sol Invictus

Derivado de esta concepción encontramos los cultos a Zeús Hélios Sarapis, a Iuppiter Sol Sarapis, a Iuppiter Sol Optimus Maximo o a Dii Helio Mitra Faneti, unas deidades que comienzan a tener esos rasgos de unicidad pero que no son el dios único monoteísta. El culto al Sol Invictus que ya se extendía cada vez con más fuerza propició las reformas del emperador Heliogábalo, cuyas extravagancias no terminaron de convencer al pueblo romano y que se consideraba ante todo sacerdos amplissimus Dei Sol Invicti Elagabali. A pesar de su fracaso, unos años después el emperador Lucio Domicio Aureliano proclamó un edicto en el año 274 a través del cual reorganizó el culto al Deus Sol Invictus. De esta forma, pretendió unir tanto a los  filósofos como a los politeístas de Oriente y Occidente y, al mismo tiempo reforzó la figura de Roma y del emperador, ya que este último era el Sol Oriens, Restitutor et Conservador Orbis.

El Cristianismo primitivo en Roma

Mientras el culto solar comenzaba a triunfar en Roma y el imperio intentaba resistir los embistes de las crisis económicas y políticas, una nueva religión surgida en los extrarradios del imperio se extendía. Los cristianos hablaban de un mesíasde un dios único. En este sentido, los cultos solares con aquella idea de poder único primario facilitaron que, llegado el momento, pudiesen unirse la Iglesia con el emperador. Un ejemplo es el episodio de la batalla del puente Milvio en la que el emperador Constantino ganó gracias a que fue ayudado por Dios, que le pidió que grabase el signo de Cristo en los escudos de sus soldados. Pero ese signo, el crismón, en realidad tiene connotaciones solares anteriores al cristianismo. El Edicto de Constantino del 313 por el que permitía la religión cristiana  facilitó su institucionalización y que fuese cobrando aún más fuerza.

En aquellos primeros años del cristianismo, conocido como cristianismo primitivo, los cristianos celebraban la pascua, es decir, el momento principal de la pasión y muerte de Jesús, pues el tema de la resurrección aún estaba en discusión. Y es que, durante los primeros siglos, existieron diferentes ramas del cristianismo. Para unos Cristo era un hombre adoptado por Dios (adopcionismo), para otros Jesús fue creado por Dios Padre pero estaba subordinado a él (arrianismo), también hubo quienes consideraban que Jesús era el Mesías, un hombre y que no era divino (ebonistas), entre otras muchas.

La fecha del nacimiento de Cristo

Fue especialmente a partir del siglo IV cuando, tras los diferentes concilios que fueron teniendo lugar,  ya se empezó a conformar el cristianismo tal y como lo conocemos hoy, tomándose diferentes decisiones, también referentes a la celebración del cumpleaños de Jesús. Sin embargo, también sobre esta crucial acontecimiento hubo grandes debates acerca de qué fecha elegir, pues en realidad en la Biblia no se cita ninguna en concreto. Cabe destacar que ya desde el siglo II en Oriente se celebraba la fiesta de la Epifanía, es decir, cuando los tres Reyes Magos van a visitar a Jesús nacido.

Muchas han sido las discusiones acerca de qué fecha debería ser elegida y diversos cálculos fueron realizados. Ya en el siglo IV hay indicios de que el papa Silvestre I, a principios de siglo, quiso impulsar como festividad el nacimiento de Cristo, aún más incluso parecen existir textos que hablan de la celebración de la Navidad alrededor del año 336. Sin embargo, no fue hasta unos años después, entorno al 340, cuando al parecer el papa Julio I institucionalizó la fiesta. No obstante, fue la unión de la iglesia y de los emperadores, y su relación con el culto solar preexistente, los que facilitaron que se acabase eligiendo y sustituyendo la fecha del 25 de diciembre, festividad del Sol Invictus, por la del nacimiento de Cristo. Finalmente, destacar que gracias a las estructuras del imperio, pero también al hecho de que casi todas las culturas celebrasen el paso entre estaciones más o menos en estas fechas, facilitó la asimilación del día de Navidad.

 

El Cascanueces

Londres de la época victoriana de 1879, con ese estilo steampunk lleno de “maquinaria y tecnología anacrónica”. Algo interesante de esta manera de presentarnos los espacios, es que durante buena parte de la película, el ritmo se mantiene incluso al momento de entrar al mundo de los cuatros reinos – que parece una alusión al mundo de Narnia –, en donde podemos apreciar una referencia a la famosa Catedral de San Basiolo en la plaza del Kremlin, en Moscú, Rusia.

Resena El Cascanuces y los Cuatro Reinos.jpg

Tchaikovsky – El Cascanueces – Acto I, N º 1. Obertura – 0:00 Tchaikovsky – El Cascanueces – Acto I, N º 2. Marcha – 3:00 Tchaikovsky – El Cascanueces – Acto I, N º 3. Danza del Hada de Azúcar 5:00 Tchaikovsky – El Cascanueces – Acto I, N º 4. Russian Dance – 6:40 Tchaikovsky – El Cascanueces – Acto I, N º 5. Arabian Dance – 7:43 Tchaikovsky – El Cascanueces – Acto I, N º 6. Danza china – 11:32 Tchaikovsky – El Cascanueces – Acto I, N º 7. Danza de las flautas – 12:45 Tchaikovsky – El Cascanueces – Acto I, N º 8. Vals de las Flores – 15:05 Tchaikovsky – El Cascanueces – Acto I, N º 9. El árbol de Navidad – 21:15 Tchaikovsky – El Cascanueces – Acto II, N º 10. Danza Abuelo – 25:17 Tchaikovsky – El Cascanueces – Acto II, N º 11. Galop y entrada de los padres de los niños – 28:53 Tchaikovsky – El Cascanueces – Acto II, N º 12. Variaciones Pas de deux – 29:50 Tchaikovsky – El Cascanueces – Acto II, N º 13. Vals de los copos de nieve – 34:02 Tchaikovsky – El Cascanueces – Acto II, N º 14. El Castillo de la Magia en el Reino de los Dulces – 38:02 Tchaikovsky – El Cascanueces – Acto II, N ° 15. Las Españolas – 41:41 Tchaikovsky – El Cascanueces – Acto II, N º 16. Waltz final y apoteosis – 42:48

barra33

Crea tu página web en WordPress.com
Empieza ahora